Mis lecturas | Noviembre 2016 (I)

martes, 15 de noviembre de 2016

La primera quincena de noviembre se me ha pasado en un abrir y cerrar de ojos, pero si algo bueno tiene es que en apenas tres semanas llega el bendito puente para aquellos afortunados. Ya ando contando los días, no os creáis, porque necesito parar un poco, perderme por ahí y desconectar. Aprovechando que hemos alcanzado la mitad del mes vuelvo a dejarme caer por aquí con un resumen de lecturas, que parece que he convertido ya en la rutina del blog. Últimamente ando falta de tiempo y de inspiración, así que esta es la solución intermedia que he encontrado para que no empiece a rodar la bola del desierto por aquí. Os lo aviso: no está siendo un gran mes, y me vais a ver arrugando la nariz bastante más de lo habitual.


Más o menos a estas alturas del año pasado descubrí a Mónica Maier con su primera novela: El amor no es una ciencia exacta [RESEÑA AQUÍ]. Me gustó tanto que desde entonces no le he perdido la pista, y cuando me enteré de que en octubre de este año publicaba una nueva novela con el hermano de Valeria como protagonista no me la quise perder. En cuanto tuve en mis manos El amor es la respuesta (♦♦♦½) me lancé de lleno a leerla, pero no sabéis cuánto lamento decir que no ha sido lo que esperaba. ¿Quizá el problema fue que iba con unas expectativas demasiado altas? ¿Que no he conseguido conectar con los protagonistas, cosa que no me costó en absoluto con Valeria y Derek? ¿Que la he leído en un mal momento? O quizá sin darme cuenta me estoy convirtiendo en una lectora demasiado crítica. No sé qué ha sido. No es que me haya disgustado, es muy entretenida, me encanta cómo escribe Mónica y tiene momentos realmente tiernos, por eso pienso releer ambas novelas dentro de un tiempo, para comprobar si este es un caso de «no eres tú, soy yo». Si ya habéis leído la historia de Eric y Gabriela me encantará conocer vuestra opinión, así que ¡contadme, contadme!

A principios de mes, Querido señor Daniels, de Brittainy C. Cherry (♦♦♦), estaba dando mucho que hablar. A lo largo de dos o tres días no dejé de ver reseñas en los blogs que sigo y comentarios en Goodreads, pero lo que más me llamó la atención fue que eran opiniones muy dispares. Ya sabéis que soy muy curiosa, y cuando esto pasa prefiero leer el libro en cuestión y formarme mi propia opinión para hablar con conocimiento de causa. Querido señor Daniels fue... por un lado mejor de lo que esperaba —las opiniones negativas me habían preparado para ir con las expectativas bajas— pero también ha sido EL CABREO DEL MES, en mayúsculas. Era la primera vez que leía a Brittainy C. Cherry y la verdad es que me sorprendió esa capacidad que tiene para emocionar, pero también descubrí esa tendencia al dramatismo en exceso de la que tanto había oído hablar. Esta novela me suscitó sentimientos encontrados, tampoco fue lo que me esperaba porque al leer que la historia trataba sobre el amor prohibido entre un profesor y su alumna no llegué a plantearme en ningún momento que la diferencia de edad entre ellos sería de TRES años. Esto y la madurez/inmadurez que muestran a ratos los protagonistas a lo largo de toda la novela fueron los principales «peros» que me acompañaron a lo largo de la lectura, pero EL GRAN PERO fue el que me encontré en el capítulo 29. Me enfadé. Me enfadé MUCHÍSIMO, tanto que apagué el Kindle y no retomé la lectura hasta un buen rato después. Lo vi totalmente innecesario, la autora bien se lo podría haber ahorrado y os aseguro que al finalizar la novela no me habría quedado un recuerdo tan agridulce. Si hago balance y tengo que quedarme con lo positivo, sin duda elijo esas frases tan bonitas que se encuentran a lo largo de todo el libro, algunos fragmentos que me han tocado el corazón —sobre todo las cartas de Gabby— y los personajes secundarios, que me conquistaron como no consiguieron hacerlo los principales.


¡Y por fiiiin llegó el día de empezar una nueva lectura conjunta con mis chicas de «De viaje literario»! Para este mes habíamos elegido El retrato de Alana, de Caroline March (♦♦♦), una novela recién salida del horno. Otro «chasco». Qué mesecito... T_T Pero bueno, vamos por partes, porque la lectura en definitiva no ha sido mala, sencillamente ha tenido sus más y sus menos. Nada más comenzar me desconcertó, ya que por un lado no era para nada lo que me había esperado encontrar después de leer la sinopsis (tengo que dejar de montarme mis propias historias en la cabeza, que luego pasa lo que pasa) y, por otro, en los primeros 3-4 capítulos suceden tantas cosas tan deprisa que casi no da tiempo a asimilarlo todo. Por suerte la cosa empezó a mejorar poco después, y una vez me metí en la historia me enganché muchísimo. Además, al ser mi primera novela de time travel no estoy acostumbrada a los clichés propios del género (según comentaron algunas de mis compañeras de LC había unos cuantos) y la autora consiguió sorprenderme con todos los acontecimientos y los giros que tenían lugar. Sin embargo, al final volvió a desconcertarme porque me dio la sensación de que estaba rizando demasiado el rizo, y además todo el tema de la paradoja temporal no terminó de convencerme, ya que a ratos me parecía entenderlo y a ratos no. Para mí ha sido una novela bastante desigual, aunque no se puede negar que ha sido bastante entretenida y ha dado mucho que hablar. Pero lo mejor de todo ha sido compartirla con las chicas, que me hacían plantearme cosas que yo habría pasado por alto y me lo han hecho pasar estupendamente, como siempre :) Dentro de poco podréis leer sus reseñas para saber más al respecto ;)

Para completar la primera quincena de noviembre hice una relectura. A principios de este año empecé a releer la saga Valeria de Elísabet Benavent, y aprovechando que hace meses dejé Valeria al desnudo (♦♦♦½) aproximadamente en la página 100, quise terminarlo antes de acabar el año para «matar el tiempo» entre LC y LC. Es curioso cómo la mente recuerda tan vívidamente algunas escenas de una novela que has leído tres años atrás y otras las olvida por completo (y encima eran las más trascendentes, del final no me acordaba para nada y ha sido muy bonito volver a leerlo de nuevo sin saber qué iba a pasar). Sin duda ha sido muy interesante ver cómo todos estos años después, y tras leer todo lo que ha publicado la autora hasta la fecha, siguen convenciéndome y desencantándome las mismas cosas o los mismos personajes. No me atrevería a hacer relectura de muchas novelas, pero en este caso no ha estado mal.

Además de estas cuatro novelas, he ido colando entremedias un par de relatos/novelas cortas. Anna Casanovas le pone la guinda a estos primeros 15 días de noviembre con Cada vez que te vas (♦♦♦♦). No importa que sea un relato de poco más de 40 páginas, en numerosas ocasiones Anna ha demostrado que en tan poquito espacio puede contarnos una historia preciosa que nos llegue al corazón y en este caso en concreto ha vuelto a lograrlo. (Mil gracias una vez más, Elena ♥♥♥) 

No me pasó lo mismo con Follamigos, de Shirin Klaus (♦♦½). La historia no me convenció, el final menos aún (vale que sea una novela corta, pero para mí fue demasiado precipitado), aunque la leí por mera curiosidad y para pasar el rato una tarde de domingo, así que tampoco es que me esperara nada.


¡Y hasta aquí puedo leer! En 15 días vuelvo a dejarme caer por aquí y os cuento cómo ha terminado el mes, prometido ;)

7 comentarios:

  1. Buenas!
    Hay varios libros por aquí que quiero leerme! Espero sacar tiempo.un beso

    ResponderEliminar
  2. Yo de la saga de Valeria leí los tres primeros y me gustaron mucho, espero finalizarla prontito. Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. Hola! Has leído muchísimo en estos quince días. Yo llevo dos 😅😅 Tengo muchas ganas de leer El amor es la respuesta, El retrato de Alana y Querido señor Daniels. A ver si me hago con ellos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Holaaa!

    La saga Valeria ya leí entera, y pese a sus altibajos, pese a unos cuantos momentos en que parece que la autora le da demasiadas vueltas, sigue siendo una saga muy recomendable, quizá una de las mejores en chick lit que he leído.
    El Retrato de Alanna, pese a lo que cuentas, quiero leer. Me gustan las novelas de viajeros del tiempo y al ser autoconclusiva, me llama aun mas ya que no quiero ponerme con más sagas de las que ya tengo inacabadas.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    La saga Valeria me gusto mucho cuando la leí, quiero leer Querido señor Daniels. Un besote

    ResponderEliminar
  6. Qué buenas lecturas!! Yo leí Querido Señor Daniels en inglés hace tiempo y me gustó un montón! También empecé la saga valeria, pero me quedé en el segundo libro (me gustaron también, pero para mí acababa bien en ese punto ya, no quise continuar).
    Un besoo :)

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa! Qué variedad!!!
    Ya ves que yo llevo meses desconectada, qué horror! Así que espero estar de vuelta pronto, ons vemos en unos días.
    Muaks.

    ResponderEliminar

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS