~ NOVIEMBRE (II) ~

22:15:00

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, pero para mí empieza a ser ya costumbre que la segunda quincena del mes sea mucho mejor que la primera. Esta no ha dado tanto de sí como otras, pero en general estoy muy contenta con mis lecturas y he descubierto a alguna que otra autora nueva. Intentaré no irme mucho por las ramas esta vez, pero no prometo nada =P


Tenía en mi lista de pendientes La estúpida idea de dejarte marchar, de María Montesinos (♦♦♦♦), desde que se propuso como candidata a novela del mes de noviembre en el club de lectura. Me llamaba mucho la atención el planteamiento de esta historia, ya que desde el principio somos conscientes de que la relación de la pareja protagonista llegará a su fin. Reconozco que de vez en cuando me gusta esa dosis de realidad en las novelas románticas, así que allá que fui. La primera novela de María Montesinos me duró un suspiro, y es que junto a Julia me fui enamorando de Lucas, al igual que me tuvo en vilo la historia de Alma y Óscar. Sí que es cierto que a medida que conoces a los protagonistas y que estos avanzan en su relación te hueles el motivo por el que Julia debe dejar marchar a Lucas y que esa parte en concreto no me tocó la fibra, pero sí que lo consiguió el después. Se me partió el corazón, sentí la desesperanza y la tristeza de Julia, y no pude evitar ponerme en su piel. Solo por esto mi valoración de la novela subió un poquitín. Sin duda no le perderé la pista a María Montesinos.

Tras terminar con la historia de Julia y Lucas necesitaba algo cortito antes de empezar una nueva LC, y como a mí me gusta más una novela epistolar que a un tonto un lápiz, Abril Camino la había recomendado y esta era muy cortita... allá que me lancé con Entre líneas, de Altea Morgan (♦♦♦♦), una autora con la que también me estrenaba. Reconozco que iba con cero expectativas y que tras leer los primeros correos electrónicos no las tenía todas conmigo, pero Laia y Jamie consiguieron sacarme mi vena más cotilla aquella tarde de domingo y hacerme disfrutar con estos retales de su historia a medida que comienzan a conocerse. Sin duda me gustó mucho más de lo esperado, y si os gustan las novelas epistolares os animo a que le deis una oportunidad :)

Ya os conté que a principios de noviembre me estrené con el time travel con El retrato de Alana (la lectura que leí conjuntamente con mis compañeras de «De viaje literario»). Ahora mismo estoy también con La mujer del viajero en el tiempo, así que este parece haber sido el mes de las novelas sobre viajes en el tiempo, porque después de leer la reseña de Miss Brandon sobre El conjuro, de Mariah Evans (♦♦♦♦), me entraron muchísimas ganas de leerla. ¿Sabéis esa sensación de haber leído una novela en el momento perfecto? Eso es lo que me pasó con esta historia tan mágica. Como ya viene siendo costumbre estaba hasta arriba de trabajo, así que cuando tenía un ratín para leer me apetecía una historia divertida, bonita, sencilla. El conjuro ha sido perfecta, porque me ha hecho reír desde el primer capítulo con las situaciones en las que se encuentran Anaís y Neilan, además de enternecerme y dibujarme una sonrisa en la cara durante buena parte de la lectura. Sin embargo, he de confesaros que el final, a pesar de parecerme muy bonito y de tocarme la fibra, me dejó un poquito triste... ¿A vosotr@s también?


Para rematar noviembre me animé por fin a conocer a La Volátil, una treintañera creada por la ilustradora argentina Agustina Guerrero. La verdad es que tardé lo mío, porque la primera vez que oí hablar de este personaje fue hace unos años, gracias a una amiga mía diseñadora gráfica, así que la fui siguiendo en las redes sociales y las viñetas que veía me hacían mucha gracia. Peeero el otro día me dio por comprar algo diferente, dos libros ilustrados, y uno de ellos era Diario de una Volátil (♦♦♦♦). Durante la media hora que pasé leyendo el libro me reí un montón, sintiéndome identificada con la Volátil en más de una ocasión («¡Si esa soy yo! ¡Dios mío, soy iguaaal!», and so on).


Así pues, al día siguiente saqué de la biblioteca el segundo, La Volátil. Mamma mia! (♦♦♦½), en el que Agustina Guerrero nos cuenta situaciones que vivió a lo largo de su embarazo de una manera muy cómica, y aunque también me lo hizo pasar estupendamente no me gustó tanto como el primero. Para aquellos a quienes os guste la Volátil, buenas noticias: mañana se publica su tercer libro, Érase una vez la Volátil. Yo ya lo he incluido en mi lista de Reyes, a ver si hay suerte... :)


¡Y esto ha sido todo! Ahora mismo sigo entre La mujer del viajero en el tiempo y Winter love, cogiéndolos los dos a ratos y por primera vez leyendo dos libros simultáneamente, según lo que más me apetezca en ese momento. Dentro de unos días vuelvo y os cuento :)

You Might Also Like

3 comentarios

  1. Hola!!

    Me apunto La estupida idea de dejarte marchar, he leído varios comentarios sobre esta historia y todos son muy buenos, así que seguro que lo leo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Carol

    Tengo apuntada a Altea Morgan, pero con otra novela, así que quizá lea esta que has leído porque de la otra no tengo ninguna referencia :)

    La Volátil mola mucho, me chifla tanto como Moderna de Pueblo.

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
  3. Hola!!
    Me ha llamado la atención "La estupida idea de dejarte marchar".
    Un saludo :)

    ResponderEliminar