Reseña: "El cuaderno de Paula", de Sara Ballarín

viernes, 29 de enero de 2016


Paula es una decoradora que vive en Barcelona y que trata de empezar de nuevo. Necesita recomponerse después de una difícil ruptura amorosa. Pero un despiste tonto —deja olvidado en una cafetería su cuaderno, en el que apunta, además de ideas para un futuro libro, sus experiencias— cambiará su vida por completo y le hará volver a sentir el deseo y la atracción. Junto a sus inseparables amigos, Nero y Vera, Paula descubrirá el amor, la pasión y los giros inesperados del destino.









Hacía mucho tiempo que tenía ganas de leer El cuaderno de Paula. Primero por pertenecer a la colección Beta Coqueta, y segundo por las buenas reseñas que había leído sobre esta novela en otros blogs. Así pues, después de tenerlo durante un montón de mi tiempo en el e-reader sentí por fin el impulso de leerlo. No sé si es que estaba de lo más exigente o es que venía de una sucesión de buenísimas lecturas, pero El cuaderno de Paula me ha suscitado sentimientos encontrados. Dejad que os explique...

No soy de esas personas a las que les molesta el lenguaje coloquial en una novela. Me gusta que los autores recurran a él, que sean capaces de moverse en varios registros. También me encanta encontrarme novelas con una prosa exquisita y disfrutar con lo bien escritas que están. Eso quiere decir que por lo general no soy muy exigente en la forma de expresarse que elija el autor, pero en este aspecto El cuaderno de Paula llegó a echarme bastante para atrás e incluso tuve la tentación de abandonarlo después de haber leído unas 60 o 70 páginas. Al principio de la novela se abusa del lenguaje vulgar, las referencias sexuales son constantes (y no suelen molestarme, pero que se abuse de ellas sí), y se me estaba haciendo muy cuesta arriba seguir con el libro, la verdad (ahora que lo he terminado os puedo decir que en esas primeras páginas está todo hiperconcentrado, no os asustéis). Sin embargo, soy muy cabezota y decidí leer un poquito más a ver si la cosa mejoraba, y afortunadamente así fue.

El cuaderno de Paula nos cuenta la historia de Paula, una chica de 32 años que intenta superar la ruptura con su novio de toda la vida, quien tras diez años de relación la dejó porque la engañaba con otra. Casi un año después sigue intentando superarlo, y algo que la ha ayudado a sobrellevar su situación ha sido comenzar una novela de suspense que todavía no ha logrado terminar. Por eso, suele sentarse en una cafetería y busca la inspiración en las personas que la rodean, anotando en su cuaderno todas las ideas que le suscitan. En una de esas ocasiones ve a Íñigo, un abogado de 34 años con un físico de dios griego y un cuerpo escultural. Al marcharse de la cafetería a toda prisa, Paula olvida su cuaderno y «el destino» hará que se encuentren de nuevo y surja el amor entre ellos.


Qué decir de nuestros dos protagonistas... Paula me ha parecido muy graciosa, la verdad. Es muy espontánea, tiene mucho desparpajo y como no tiene filtro mental suelta las cosas tal y como le vienen. Al estar escrito en primera persona nos cuenta las cosas de tú a tú y en ocasiones nos da acceso a sus pensamientos. Luego está Íñigo, que es demasiado perfecto para ser verdad: es guapo, inteligente, divertido, comprensivo, paciente, detallista, romántico, empotrador... ¡Un príncipe azul en toda regla!

Al avanzar en la trama me di cuenta de que las ideas preconcebidas que yo tenía sobre el argumento al empezar a leer el libro eran infundadas. Tenía la sensación de que sería la típica novela romántica en la que chica conoce a chico, empiezan a verse, surge el amor, tienen una relación tempestuosa, rompen, se reconcilian, son felices para siempre y fin. Pues en este sentido iba muy errada, porque la relación entre Íñigo y Paula va viento en popa desde el principio y no es este el tema principal de la novela, sino que es algo totalmente diferente. En mi opinión, El cuaderno de Paula en realidad nos cuenta la historia de cómo su protagonista consigue superar sus miedos, sus traumas e inseguridades y librarse de sus demonios en un momento muy duro de su vida mientras intenta seguir hacia adelante.

No sé si habrá sido porque mi primera impresión no fue buena, pero esta novela no ha terminado de convencerme aunque tampoco me ha disgustado del todo. Con respecto a la parte romántica no he terminado el libro con la sensación de haber leído una historia de amor de esas que no se olvidan, de las que dejan huella, pero me alegro de haberle dado una oportunidad porque escondía más cosas de las que imaginaba y por eso se lleva la puntuación que le doy.


TAMBIÉN EN LA COLECCIÓN BETA COQUETA...

&  Querido Word (Cristina González)

Reseña: "Martina con vistas al mar", de Elísabet Benavent

martes, 26 de enero de 2016


Martina trabaja en la cocina de un hotel y sueña con ser chef. Martina ama a Fer, su antiguo profesor de cocina, desde hace ya diez años, o eso cree. Martina recibe una sorpresa el día de su aniversario: Fer la invita a cenar a El Mar. Martina tiembla cuando Pablo Ruiz, excéntrico chef del restaurante, se acerca a saludar. Martina fantasea, teme, camina... Sabe que nada será igual a partir de ese encuentro.











Esta ha sido la primera vez que he leído una novela de Elísabet Benavent sin que se hubiera publicado su continuación, y es que sentía unos deseos irrefrenables de leer la nueva bilogía, tanto que incluso unos días antes leí los siete primeros capítulos que se publicaron en Internet para ir abriendo boca... A pesar de que ahora nos toca esperar casi un mes para tener en nuestras manos la continuación de su nueva historia, no me arrepiento de haberla leído nada más publicarse, que lo sepáis =P

Os cuento resumidamente de qué va la historia. Martina tiene 30 años y acaba de mudarse con una de sus mejores amigas, Amaia, después de romper una relación de diez años con Fer, quien en su día fue su profesor. Sin embargo, siguen llevándose estupendamente y un día Fer le da una gran noticia: le ha conseguido una entrevista en El Mar, un famosísimo restaurante con dos estrellas Michelín y cuyo chef es Pablo Ruiz, de quien Martina es una gran admiradora. Finalmente, tras pasar la entrevista Martina entra a formar parte de la plantilla de El Mar.

Al principio Martina cree que no encaja para nada, y es que ella es contenida, cuadriculada, hermética, meticulosa... y totalmente nula en lo que a relaciones sociales se refiere. Todo lo contrario que Pablo, que es todo pasión, impulsivo, intenso, divertido, muy creativo, un genio. Sin embargo, dicen que los polos opuestos se atraen y eso es lo que les sucederá a nuestros dos protagonistas, que a pesar de que no son para nada su tipo la pasión estallará entre ellos. Después de salir de una relación de diez años Martina solo quiere divertirse, al igual que Pablo, que es un enamorado del amor y después de una última relación muy tempestuosa solo quiere sentirse bien y dejarse llevar. En un principio parece un acuerdo perfecto, pero poco a poco se darán cuenta de que el amor no entiende de estereotipos y de que no merece la pena luchar contracorriente. Al ser precisamente polos opuestos Martina hace sentir bien a Pablo y viceversa. Ella, tan hermética, contenida y cuadriculada, comenzará a dejarse llevar gracias a él y a abrirse cada vez un poco más. Él, tan explosivo, encontrará la calma y la paz en ella. Como siempre, Elísabet Benavent ha sabido construir unos personajes muy reales, humanos e imperfectos, que es precisamente lo que los hace tan creíbles y cercanos al lector. Ambos me han gustado muchísimo, pero creo que Martina se ha convertido en mi chica Benavent favorita hasta la fecha (que me perdone Silvia, por favor). De algún modo es la que he sentido como la más cercana a mí y con la que más me he identificado, y por ese motivo es especial para mí.

Sin embargo, ellos no serán los únicos personajes que cobrarán protagonismo en esta historia, y es que los secundarios tienen bastante peso y sus propias líneas argumentales al igual que sucede en la saga Valeria con Lola, Carmen y Nerea. Como ya os he comentado al principio, Martina comparte piso con Amaia, una de sus mejores amigas, ¡y es taaaan genial...! Me he reído a carcajadas con ella, es fantástica, de verdad. También tenemos a Javi, el mejor amigo de Amaia, y ambos son absolutamente adorables, tan cuquis... Se les coge un cariño infinito. Otra de las mejores amigas de Martina es Sandra, que también convive con ella y con Amaia, pero así como esta última es un cielín... Sandra es insoportable y es para darle de comer aparte, en serio. Esta eterna opositora de 30 años es una egoísta, una comodona y una mantenida, y de verdad espero que en la segunda parte madure y crezca. Quiero creer que sí, que Elísabet ha creado su personaje por algún motivo, así que estoy deseando saber qué pasa.

La historia está narrada desde el punto de vista de Martina, quien nos hará un poco de narradora omnisciente cuando nos explique las peripecias de sus amigas. Sin embargo, algunos capítulos están narrados desde el punto de vista de Pablo, y eso me ha encantado porque ya desde el principio sabemos qué siente y qué piensa él, conocemos más aspectos de su vida de los que no es consciente Martina, y en cierto modo nos hace ir un paso por delante. Pablo tiene algunos asuntos pendientes por resolver y eso provoca que saque a la luz su mal carácter y su parte más autodestructiva, lo cual lo convierte en un personaje muy interesante.

La verdad es que al terminar Martina con vistas al mar he tenido la sensación de haber finalizado una gran novela. He reído a carcajadas (Amaia y la madre de Pablo son la caña y punto), he tenido una sonrisa permanente en los labios, he suspirado de amor... Si la primera parte me ha gustado tanto no quiero ni imaginarme lo mucho que me gustará la segunda, mis expectativas están altísimas, pues esto ya me pasó con la bilogía de Silvia... Elísabet Benavent es capaz de crear siempre historias muy distintas entre sí, de seguir reinventándose pero conservar todo lo que las hace tan especiales y tan sentidas. En mi opinión, con esta novela sigue consolidándose, muy merecidamente, como una de las mejores escritoras de romántica de nuestro país. Deseando estoy que llegue ya el 18 de febrero...


OTROS LIBROS DE ELÍSABET BENAVENT

&  Martina en tierra firme (Horizonte Martina # 2)
&  Tras las huellas de Alba, Hugo y Nico (Mi elección # 3.5)

Reseña: "Dos en la alborada", de Mara Oliver

jueves, 21 de enero de 2016


Carmen Ripoll podía contar su vida con los números de aquella apuesta de lotería: 11, la edad que tenía al entrar en el conservatorio de danza; 23, al conocer a Víctor; a los 24, se casaron; con 26, tuvo el accidente que acabó con su carrera de bailarina profesional; a los 29, recuperó el control de sus piernas y aprendió a caminar de nuevo... Con lo que Carmen no contaba era con ser la única ganadora de una apuesta multimillonaria, pero la suerte es caprichosa, el destino ineludible y el amor es un juego de azar que puede cambiar cualquier vida de la noche a la mañana.












El mes pasado llevaba cerca de una semana sin leer nada y tenía ganas de leer una historia breve que me mantuviera pegada a sus páginas. Mirando blogs vi que Mónica, del blog Miss Brandon, acababa de publicar una reseña sobre esta novela, así que decidí probar después de leer su buena opinión al respecto. Si hay algo que me gusta cuando leo una novela romántica es que la historia sea tierna y que me toque el corazón, y esta prometía ser de esas. Esta breve novela de apenas 130 páginas no me ha durado ni un suspiro, y es que está tan bien escrita y es tan fluida que es imposible dejar de leer hasta que no la terminas.

Carmen tiene 34 años y trabaja en una administración de lotería desde hace cinco, cuando consiguió volver a caminar sin ayuda de las muletas después de un accidente de moto que le cambió la vida. La situación con Víctor, su marido, con el que lleva 10 años casada, dista mucho de ser idílica: desde el accidente, y sobre todo desde que él está en paro, las cosas no les van demasiado bien, hasta que un día Carmen descubre que es la única ganadora del Euromillón y le han tocado 126 millones de euros. Adiós a los problemas económicos; ahora que no pasarían apuros Víctor y ella podrían intentar tener un hijo, algo que él no dejaba de aplazar y que ella deseaba más que nada en el mundo. Cuando se escapa antes del trabajo para sorprender a su marido con la gran noticia, la que se lleva la sorpresa es ella al encontrárselo con otra en la cama, así que sale corriendo sin darle la oportunidad de hablar con ella y se marcha al único lugar donde sabe que no la buscará: Ibiza.

Carmen me ha parecido muy fuerte y luchadora. Después de todo lo que ha pasado en la vida consigue sobreponerse y seguir adelante con la cabeza bien alta. Con el corazón magullado llega a Ibiza con la intención de tomarse un respiro de su vida, pero la noche anterior al día de su partida, como si fuera cosa de magia, todo cambia y Carmen vuelve a abrirle su corazón a otro hombre, un hombre que es perfecto para ella, con el que encaja de una manera increíble y con el que de algún modo estaba predestinada a estar. Si he de escoger una palabra para definir la relación entre Carmen y este nuevo hombre, sería mágica. Él es dulce, la quiere, la cuida, encajan a la perfección, está dispuesto a darle el mundo, y ¿no es eso lo que todos esperamos de la persona con la que queremos compartir nuestra vida? La verdad es que cuanto más conoces al nuevo amor de Carmen y a medida que descubres más cosas sobre Víctor más desprecias a su todavía marido y piensas: «¿Cómo ha podido estar Carmen casada y cegada con ese tío tantos años?».


Gracias a esta novela he descubierto a Mara Oliver, una autora con una pluma exquisita. Su prosa es delicada, poética y cuidada, y la verdad es que esa ha sido una de las razones por las que leer esta novela ha sido una delicia y un auténtico placer. Sin duda ha despertado mi curiosidad y pienso leer más novelas suyas.

Si queréis leer una historia cortita, dulce, tierna y de nuevas oportunidades, os recomiendo Dos en la alborada. La disfrutaréis de principio a fin.


OTROS LIBROS DE LA SELECCIÓN RNR

&  Miscelánea (Ana Álvarez)

Reseña: "Fuimos un invierno", de Neïra

jueves, 14 de enero de 2016


Daniela tenía la vida que creía desear; un trabajo que pagaba las facturas, una relación modélica y una amiga íntima. Una estabilidad que la hacía feliz. Sin embargo, en ocasiones y cuando menos lo esperamos, la vida da giros inesperados y la suya dio uno que nunca se hubiera imaginado. ¿Qué pasa cuando todo en lo que creías se desvanece? ¿Qué ocurre cuando de repente no sabes adónde dirigir tus pasos? ¿Qué puedes hacer cuando estás tan perdida que lo único que quieres es agarrarte a lo que sea para mantenerte a flote? Un accidente de coche, un chico de ceño fruncido y patillas, y una larga lista de casualidades llevaron a Daniela de la mano hacia una nueva vida, pero... ¿estaba ella preparada para ese viaje o quizá primero necesitaba reconciliarse consigo misma?







Neïra lo ha vuelto a conseguir. Si el verano pasado me atrapó por completo con la bilogía de Oliva, me hizo sentir, me hizo llorar, me hizo enfadarme, me transmitió, me introdujo en su mundo de manera que sufría con ellos y me alegraba por ellos, he de decir que con Fuimos un invierno lo ha vuelto a conseguir. Después de sus dos primeras novelas decidí estar al tanto y seguirla de cerca. Si publicaba algo nuevo tenía que leerlo porque esta autora prometía y mucho, y en mi opinión con Fuimos un invierno ha conseguido confirmar lo que yo ya sentía.

Fuimos un invierno es la primera parte de una bilogía que tiene como protagonista a Daniela, una chica de 26 años a la que un buen día le cambia la vida por completo: tiene un accidente de coche, se queda sin trabajo, sin novio y sin mejor amiga, y todo en apenas unas horas. ¿Qué hacer cuando todo se viene abajo y tú creías que todo iba sobre ruedas? ¿Qué hacer cuando tenías la vida encarrilada y planeada pero que, sin tú darte cuenta, no te satisfacía porque te movías por inercia? De la mano de su hermano Damián, su amiga Marina, Luca y sus nuevos compañeros de trabajo nuestra protagonista conseguirá salir adelante poco a poco, arriesgarse, reír, cometer errores y, en definitiva, vivir, seguir creciendo y buscarse a sí misma. Y hasta aquí puedo leer porque no quiero desvelaros demasiado, sino que viváis vosotr@s la historia junto a Daniela.

Si algo caracteriza a Neïra es que es excepcional describiendo y transmitiendo los sentimientos de los personajes, y eso implica que sientas en tu propia piel tanto lo bueno como lo malo, que vivas sus historias con mucha intensidad. Solo os diré que terminé el libro con lagrimillas en los ojos cuando yo no suelo llorar con una novela, todo debido a un final que ha conseguido sorprenderme y unos capítulos finales de lo más reveladores. Me ha resultado muy fácil sentirme identificada con la protagonista y sentir sus emociones. Como lector llegas a conocer de verdad a Daniela, cómo era su vida con su ex, cómo se siente en todo momento a medida que conoce a Luca, un chico que aparece en el momento más oportuno de su vida y le tiende la mano para ayudarla a levantarse y hacerle la vida un poquito más alegre y más fácil. Entre ellos surgirá una conexión y una complicidad desde el primer momento que será imposible de obviar y se forjará una amistad que en muy poco tiempo adquirirá mucha importancia para Daniela.

Para los fans de Oliva y Mario, debo deciros que en esta novela encontraréis algo totalmente diferente. Ni son el mismo tipo de protagonistas ni es el mismo tipo de historia ni de relación, lo cual me ha parecido fantástico. Se trata de una novela más profunda, reflexiva y madura en la que, en mi opinión, Neïra se ha superado. 

A pesar de que todavía no sabemos cuándo se publicará la segunda parte y de que jamás me leo una bilogía/trilogía/saga hasta que no se ha publicado por completo porque soy una ansias, con Fuimos un invierno tuve que hacer una excepción porque no pude resistirme a leer esta primera parte en cuanto se publicó. Necesitaba conocer a Daniela, adentrarme en su mundo y acompañarla al igual que hice en su momento con Oliva, y he de decir que no me arrepiento de la espera, ha merecido totalmente la pena. Si aún no conocéis a Neïra, ¿a qué estáis esperando? Estoy segura de que no os dejará indiferentes.

Reseña: "Miscelánea", de Ana Álvarez

jueves, 7 de enero de 2016


Para llegar al puesto de redactora en una editorial, además de profesional y vivir dedicada por entero al periodismo, Victoria ha tenido que ser muy estricta consigo misma y esconder sus encantos tras un elaborado disfraz. Ahora, tras años de duro trabajo, y a base de mucho esfuerzo y sacrificio, está a punto de lograr la dirección de la nueva revista Miscelánea. Sin embargo, por imposición de su jefe, tiene que dirigir la publicación con Julio, un conocido millonario con fama de playboy y el tipo de hombre que ella aborrece por encima de todo. Desde el momento en el que se conocen se desata entre ambos una guerra sin cuartel en la que la rivalidad, las discrepancias, las arduas disputas... y la irresistible atracción mutua van mucho más allá del terreno profesional. Una comedia romántica ingeniosa, sensual, divertidísima e inolvidable.







Hacía tiempo que tenía los libros de Ana Álvarez en mi lista de pendientes y, después de lanzarme con La serpiente peluda, me quedé con ganas de más y me decanté por leer su primera novela: Miscelánea. ¿Qué puedo decir? Pues que a pesar de que la primera me gustó pero no acabó de..., esta me ha encantado. Ha conseguido mantenerme enganchadísima desde el primer momento y la he devorado en apenas tres ratos.

Victoria es una mujer seria que ha trabajado duramente para llegar hasta donde está. Todo lo que ha conseguido en su carrera ha sido a base de esfuerzo y de ganárselo, y por fin va a recibir su recompensa: ser la directora de una nueva revista que va a lanzar al mercado la editorial en la que trabaja, la revista Miscelánea. Sin embargo, cuando está a punto de ver convertido su sueño en realidad, llega Julio Luján (y de la Torre) para trastocar sus planes y dirigir la revista con ella porque su padre, un magnate de los hoteles, le ha comprado el puesto. Julio parece ser el típico niño de papá que no ha trabajado en su vida, que no deja de aparecer en las revistas del corazón con la mujer de moda de turno colgada del brazo, y Victoria tiene serias dudas de que lo que ha conseguido en la vida no haya sido a golpe de talonario. A partir del momento en que se les comunica que deben trabajar juntos, se iniciará una guerra sin piedad entre ambos para ver quién consigue llevar a Miscelánea a lo más alto y ver quién consigue echar al otro.

Nos encontramos ante una historia de prejuicios que poco a poco se van disipando. Julio, ese playboy niño de papá, es mucho más de lo que parece a simple vista: es un hombre íntegro, trabajador e inteligente que le demostrará a Victoria que es tan capaz como ella de sacar adelante la revista. Victoria, por su parte, es mucho más que esa mujer seria, estirada y exigente que muestra en el trabajo, que ha tenido que esconderse en sus trajes y en su carácter para que vean de ella algo más que una cara bonita y un cuerpo de escándalo y que la tomen en serio en el mundillo. Eso sí, a pesar de que Julio y Victoria son polos opuestos, ambos son orgullosos y obstinados e irán a por todas, lo que nos hará pasar muy buenos ratos.

Miscelánea es una de esas novelas en las que los protagonistas pasan paulatinamente del odio más profundo al aprecio, y la verdad es que estas novelas me gustan muchísimo, mucho más que aquellas en las que los protagonistas se enamoran nada más cruzar la primera mirada. Somos testigos de cómo poco a poco se van conociendo, descubriendo, desmintiendo sus prejuicios y cómo poco a poco van cayendo sus barreras y pasan de ser enemigos acérrimos a colegas que trabajan juntos por un objetivo común. Los primeros capítulos, en los que se declaran la guerra y se hacen todo tipo de jugarretas, me han parecido de lo más divertidos, pero poco a poco estos dan paso a unos capítulos repletos de pasión, colegueo y complicidad.

Si os gustan esas novelas en las que del amor al odio solo hay un paso (o unos cuantos...), tenéis que leer Miscelánea. Lo pasaréis muy bien y me parece una manera perfecta de adentrarse en las obras de Ana Álvarez, a quien ya he incluido en mi lista de autoras de cabecera. Ya estoy deseando ponerme con la última novela que me queda de ella, ¿Solo amigos?, y seguro que no tardará en caer.


OTROS LIBROS DE LA SELECCIÓN RNR

&  Dos en la alborada (Mara Oliver)

Mis lecturas | Diciembre 2015

martes, 5 de enero de 2016

El último mes del año no podría haber sido mejor. No sé cómo lo hice pero creo que fue el mes que más leí, y no solo eso, sino que muchas lecturas han sido absolutamente perfectas y han pasado a mi lista de favoritos (yo, que casi nunca doy un 5« a una lectura, y este mes se lo he dado a CUATRO ni más ni menos). Dos clásicos, relatos, mucha novela romántica, escritores que se han convertido en autores de cabecera para mí... Os enseño cómo ha sido diciembre:

     

Orgullo y prejuicio, de Jane Austen («««««)

En tiempos de guerra, de Mariah Evans («««««)
Ä RESEÑA AQUÍ

Dime que te casarás conmigo, de Victoria Vílchez («««½)

    

El diario de Lola, de Elísabet Benavent («««½)

Dos en la alborada, de Mara Oliver (««««)
Ä RESEÑA AQUÍ

¿Y si no es casualidad?, de Sara Ventas («««««)
Ä RESEÑA AQUÍ

         

Siete razones para no enamorarse, de José de la Rosa (««««)
Siete razones para odiarte, de José de la Rosa («««½)
La serpiente peluda, de Ana Álvarez («««½)
Miscelánea, de Ana Álvarez (««««½)
Ä RESEÑA AQUÍ
 
   

Donde termina el arcoíris, de Cecilia Ahern («««««)
Ä RESEÑA AQUÍ

Cuento de Navidad, de Charles Dickens (««««)


Y a vosotr@s, ¿qué tal os ha ido el último mes de 2015?
¿Coincidimos en alguna lectura?
¡Contadme, contadme! =)

¡Feliz 2016!

sábado, 2 de enero de 2016


¡Espero que este nuevo año
os traiga muchísimas alegrías y cosas buenas!

Un besazo, querid@s mí@s =)

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS