Reseña: "Valiente Vera, pequeña Sara", de Neïra

martes, 7 de marzo de 2017


Vera, Sara y Alexander eran inseparables. Siendo adolescentes, habían establecido un vínculo especial, una amistad inquebrantable; habían trenzado sus vidas con nudos en apariencia irrompibles. ¿Por qué entonces, en la actualidad, Sara se siente sola? ¿Por qué hace años que no está cara a cara con ninguno de los dos? ¿Por qué los veranos en el lago ya no son tan mágicos como en algún momento fueron? ¿Por qué resulta tan fácil romper las promesas?

Una novela sobre esas decisiones cobardes que tomamos en algún momento, pero también sobre personas valientes que les hacen frente. Sobre esa amistad profunda que se forja en la juventud y que sobrevive incluso al paso más cruel del tiempo. Sobre el miedo, el rencor, el fracaso. Pero también sobre el amor; el amor por la familia, por los amigos, por el hogar, por aquellas personas que poseen la capacidad de hacer que tu mundo gire o deje de hacerlo. Sobre un amor de verano y sobre el amor de toda una vida.


Dos hermanas, un chico y el lago como único testigo 
de una historia que marcó la vida de cada uno de ellos. 




Recuerdo perfectamente la primera vez que oí hablar de Neïra. Era una mañana de agosto, de esas en las que el calor es asfixiante, y como de costumbre, mientras me tomaba el primer café del día para despertarme, me puse a mirar algunos de los blogs que seguía. Miss Brandon acababa de publicar una reseña de la bilogía de Oliva y Mario, y a pesar de que hacía muy poquito que conocía su blog, que hablara de ella con tanta pasión, con tanto sentimiento, hizo que quisiera descubrir a esos personajes y a la chica que se escondía detrás de esas novelas. Ya os podéis imaginar, los dos libros me duraron menos de una semana, y aquellos días fueron de lo más intensos y sufridos, porque aquellos dos me llevaron por la calle de la amargura. Después llegaron Daniela y Luca y... Neïra terminó de encandilarme. Creo que pocas veces había sentido tanto con una historia, pocas veces alguien había sido capaz de transmitirme tanto. Fueron de esos personajes que se me metieron bajo la piel y que sé que no olvidaré nunca.

Y entonces hace poquito Neïra nos anunciaba una nueva novela, una nueva historia con la que volvía a arriesgarse, y no puedo más que decir que ha vuelto a salir victoriosa. Esta vez publicaba simultáneamente en digital y en papel, y estaba tan convencida de que iba a volver a conquistarme y maravillarme que lo compré directamente en físico. Me llegó allá por el 22 de febrero, y nada más llegar a casa leí casi una quinta parte de una sentada. Pero coincidió que todo fue caos a mi alrededor, que no podía leer más de media hora al día, y tuve que esperar hasta el pasado fin de semana para poder disfrutarla. Tenía la sensación de que esta novela era de esas que hay que leer con calma y sin interrupciones, dedicándole los cinco sentidos, y no me equivocaba. Os aseguro que la espera mereció totalmente la pena.

Sara, Vera y Alexander se conocieron muchos años atrás en el pueblo donde las hermanas vivían con su abuela y donde el chico comenzó a veranear con sus padres. Enseguida se hicieron amigos y poco a poco fueron forjando una relación de lo más especial, un vínculo que se fue fortaleciendo verano tras verano. Pero tras el cuarto verano, un verano que lo cambió todo para dos de ellos, Alexander no volvió a pesar de su promesa. Ahora, ocho años después, regresa a la casa del lago con la intención de redecorarla, pero no contaba con reencontrarse con Sara, su primer amor, para quien su vuelta llega ocho años tarde, con todo el rencor que ello conlleva.

Entre lo poquito que os he contado y lo que relata la sinopsis os aseguro que no necesitáis saber nada más. Una vez os adentréis en sus páginas dejaos llevar; dejaos llevar por una historia intensa como los amores de verano; por una historia tierna, dulce e inocente como el primer amor; por una historia cálida y en ocasiones alegre como esos veranos en los que te acompañaron tus personas favoritas en el mundo.

Para mí ha sido un fin de semana muy intenso en el que ha vuelto a ser verano, en el que me he trasladado mentalmente al lago, a los veranos de mi niñez y mi adolescencia. Desde que tengo uso de razón he veraneado en un pueblecito de Huelva del que proceden mis padres. Con el paso de los años se fue convirtiendo para mí en ese pequeño paraíso, en esa vía de escape donde el cielo es más azul, donde la vida es más pausada, donde el verde es más verde en invierno y primavera, y donde en verano el calor tiñe los pastos de un tono dorado. Es el lugar donde vive mi familia paterna, donde están mis raíces, y donde a día de hoy sigo intentando ir aunque sea una vez al año porque, sencillamente, necesito mi dosis de sur. Leer Valiente Vera, pequeña Sara me ha teletransportado de nuevo a mis veranos de cuando tenía 11, 12, 13 años, aquella época en la que aguardaba con impaciencia un nuevo verano en el pueblo con el grupito de amigos que había hecho, en la que me escribía cartas para mantener el contacto con ellos a lo largo de todo el año, en la que me fijé en aquel chico al que no iba a volver a ver hasta el verano siguiente y todo era timidez e inocencia. Ya veis, no he podido evitar dejarme llevar un poquito por la nostalgia...

También ha sido un fin de semana lleno de reflexiones gracias a esos mensajes que ha ido dejando Neïra a lo largo de toda la novela, en especial uno al que deben hacer frente los protagonistas, que es vivir el presente y no quedarse estancados en un pasado que no volverá ni vivir demasiado pendientes de un futuro que quizá nunca alcanzaremos. Pero sobre todo ha sido un fin de semana plagado de sentimientos y emociones, porque una vez más la autora vuelve a dejar claro que leerla no es ser una mera espectadora de una historia bonita, sino que es adentrarse en ella, vivirla, hacerla tuya, sufrirla y que te deje una huella imborrable sin remedio. Para mí Neïra es sinónimo de SENTIR, y de qué manera...

Al principio os contaba que he leído todo lo que ha escrito Neïra según ha ido publicando, y os puedo asegurar que cada vez me deja con una sensación más grata cuando cierro una de sus novelas. Porque es una autora que arriesga sin saber qué va a pasar y, al final, siempre gana; porque, con cada nueva historia, va evolucionando y creciendo como escritora y no tiene miedo a experimentar; porque escribe que es una maravilla, y porque, como bien decía Alice Kellen en ese prólogo tan bonito, «quien entiende de emociones, como ella, siempre tendrá el don de poder plasmar el mundo en una hoja de papel y dejarlo ahí para que los demás podamos disfrutarlo», y pocas autoras a día de hoy lo tienen. Una vez más, Neïra ha demostrado que es enorme y que es capaz de hacer lo que se proponga, porque como ella misma dice, EL MUNDO ES DE LOS VALIENTES.


OTROS LIBROS DE NEÏRA


7 comentarios:

  1. Hola!
    ¡qué reseña tan preciosa! Yo también conocí a Neira en el blog de Mr Brandon, tengo leída la bilogía de Fuimos un invierno y me enamoró por completo. Estoy deseando hincarle el diente a este libro y a Oliva y Mario.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Ay Carol, me he emocionado con tu reseña, es preciosa, me ha encantado, me ha llevado de nuevo al libro, a ese lago, a Sara, Vera y Alex, y Neïra, qué grande es. Valiente Vera, pequeña Sara me ha dejado una resaca literaria muy grande, días después no me los sacaba de la cabeza, no quería despedirme de ellos.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que el prólogo de Alice Kellen es muy bonito ❤️
    Creo que gracias a Miss Brandon muchas hemos conocido a Neïra, ese verano de 2015 para mí fue especial, volví a retomar la lectura y descubrí el mundo de los blogs literarios y con ello a gente maravillosa ;)
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Qué preciosa reseña, gracias por compartir esos momentos tan tuyos! Yo, que tengo memoria de pez para algunas cosas, me ha pareceido preciso que te acordaras de momento exacto en que conociste los primeros libros de la autora, sin duda, unas historias que marca y como dices, te hacen reflexionar.
    Me voy a poner muy pronto con sus lectura, y seguro que me encanta tanto como a ti
    un beso
    S

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Carol!
    Es que es tan fácil sentirse identificada en esos veranos sin teléfono, donde se llevaba cartearse y verse solo por temporadas...
    La Brandon nos ha descubierto muy buenos autores con su vena kamikaze, a mí me pasó con la bilogía de Daniela...
    Me ha encantado leerte y conocer esos pequeños detalles. Y me gusta ver que has vuelto con fuerza y ganas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola! Yo descubrí a Neïra en su primera novela y la verdad que me encanta. Justamente esta es mi actual lectura y anoche me tocó dejar de leer porque lloraba a moco tendido.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola Carol!!
    Pues sí, la verdad es que yo también tuve veranos así cuando era pequeña, y siempre estaba deseando que llegase el año siguiente para volver a ver a mis amigos. No he leído el libro todavía, pero me has dejado una sonrisa bobalicona en la cara con tu reseña, así que a ver si saco un hueco y lo disfruto tanto como tú :)
    Gracias por la reseña!!
    Besos :33

    ResponderEliminar

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS