Reseña: "Cruzando los límites", de María Martínez

20 de junio de 2016


Savannah no entiende por qué todo el mundo se empeña en que vuelva con Brian. ¿A nadie le importa la razón por la que rompieron? Quizá debería hacerse la tonta y aceptar que su perfecto, brillante y universitario novio se acostó con otra chica en el asiento trasero de su coche, destrozando su pequeño universo y sus planes de futuro. Caleb es todo lo contrario a Brian, alguien poco recomendable. Es insolente, descarado y temperamental, y posee una mirada capaz de provocar incendios. Savannah conoce el peligro que supone acercarse a él. Sin embargo, ahora que el chico ha regresado a la ciudad, lo que hace unos años solo era un amor platónico e infantil amenaza con transformarse en algo muy real y convertir su último verano, antes de ir a la universidad, en el más excitante de toda su vida.








En todas las reseñas que había leído sobre esta novela coincidían en una cosa: que era tremendamente adictiva. No podía imaginarme la razón que tenían... A cada rato que podía cogía el libro para leer un poquito más, por las noches siempre intentaba leer un capítulo más, hasta que ayer me apoderé de la cama y me dije: «De aquí no salgo hasta que lo termine». Cruzando los límites llevaba ya mucho tiempo en mi lista de pendientes, pero gracias a que recientemente se ha publicado Rompiendo las reglas —la segunda novela que compone la trilogía, aún incompleta— y a que me he aficionado bastante al género new adult, me animé por fin a leérmelo. Si os digo la verdad, no ha sido para nada lo que me esperaba, sino que ha sido mucho mejor.

Caleb Marcus nunca ha tenido una vida fácil: su padre les pegaba tanto a él como a su hermano y su madre desde que tiene uso de razón, y para proteger a su familia —las personas más importantes de su vida— aprendió desde bien pequeño que si él se sacrificaba, hacía todo lo que su padre quería y se llevaba todos los golpes, los dejaría en paz. Por ello a los 17 años Caleb cuenta con un expediente criminal bastante notable, hasta que un día le da una paliza a su padre que casi lo mata después de encontrarlo desquitándose con su hermano y acaba en un reformatorio durante dos años. Su reputación en el pueblo no es nada buena, y todos lo ven como un delincuente y lo señalan con el dedo, dejándose llevar por los prejuicios. Después de cumplir condena y de que su padre fallezca decide no volver a pisar Port Pleasant a pesar de que eso signifique no estar junto con su familia, pero dos años después se ve obligado a volver tras la muerte de su hermano, un chico ejemplar que ve su prometedor futuro truncado tras fallecer en un accidente de coche.

Savannah Halbrook tiene 18 años y aparentemente tiene una vida perfecta: pertenece a una familia acomodada, es buena estudiante, está a punto de comenzar sus estudios universitarios en Columbia y hasta hace poco salía con Brian, el niño bonito del pueblo. Guapo, atlético, encantador... e infiel. Savannah se sintió humillada y traicionada cuando descubrió a Brian pegándosela con otra en el asiento trasero de su coche, y a pesar de los esfuerzos de él y de todo su entorno para que vuelvan juntos es incapaz de perdonarlo. Es precisamente entonces cuando Caleb, su amor de la adolescencia, vuelve a Port Pleasant, y tras una serie de sucesivos encuentros en los que la atracción es más que evidente Caleb y Savannah acabarán llegando a un acuerdo: dejarse llevar y disfrutar juntos del verano hasta que él vuelva a Santa Fe y ella se marche a Columbia para comenzar la universidad. Pertenecen a mundos distintos, él es problemático y ella es una niña bien. No tienen nada en común, salvo que, ¡quién lo diría!, son tal para cual... Savannah, tan inocente al principio, tan 100% ángel, tan llena de prejuicios y tan buena que no se atreve a decepcionar a su familia, se dará cuenta de que es un error vivir como los demás esperan que lo haga, encorsetada en una vida que no le satisface, y demostrará ser una chica cabezota y de armas tomar cuando se trata de perseguir lo que verdaderamente desea. Caleb, tan duro, chulito y perdonavidas, con tan mal genio, que solo ha tenido relaciones esporádicas y nunca se ha enamorado, verá como poco a poco Savannah se le va metiendo muy dentro y acabará perdiendo totalmente la cabeza por ella. Lo tienen todo en contra... ¿Conseguirán demostrar que son la excepción que confirma la regla?

Como os comentaba al principio esta novela es un enganche total, 100% adictiva. Al principio deseaba que se produjeran esos encuentros entre Caleb y Savannah para ver cómo iba evolucionando su historia, después he acabado sonriendo como una boba al ver como el chico malo mostraba su lado más tierno y dulce y perdía la cabeza por Savie, y al final... ese ritmo tan trepidante me ha tenido pegada al libro hasta que conseguí llegar al final.

Ya conocía a María Martínez gracias a Una canción para Novalie, una novela muy dulce y tierna que leí el año pasado y que me encantó, así que tenía mucha curiosidad por saber cómo serían el resto de sus novelas. Con unos personajes con los que es imposible no empatizar y para los que deseas ese final de cuento a pesar de o precisamente por tenerlo todo en contra, escenas preciosas que hasta te hacen olvidar la edad de los personajes y una trama trepidante y perfectamente hilvanada, para mí Cruzando los límites no es más que otra confirmación de que el género new adult es muy potente en nuestro país y de que María Martínez es una de sus autoras más representativas. ¡Si a mí en teoría no me gustaba el género y este año estoy devorando una novela tras otra!

Nada más terminar ayer la novela comencé Rompiendo las reglas, la historia de Tyler y Cassie —los mejores amigos de Caleb y Savannah—, unos personajes que me han encantado con esos piques que se traen nada más conocerse. Estoy segura de que esta historia será igual de adictiva que la primera de la trilogía, de hecho no he podido dejar de leer desde que la empecé, así que espero disfrutarla tanto o más.


OTROS LIBROS DE MARÍA MARTÍNEZ

Rompiendo las reglas (Cruzando los límites # 2)
Una canción para Novalie

8 comentarios:

  1. ESte no me llama mucho, no es un género que suela leer. Me alegro te haya gustado.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! ^^
    Yo todavía no he leído nada de esta autora, pero concretamente este libro me interesa bastante. Me atrajo en cuanto lo vi, gracias a esa portada tan romántica, así que está en mis planes leerlo a corto plazo. Igual para este verano cae. No me cabe duda de que será una gran lectura.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Carol!
    Me encanta esta autora y todas sus novelas. Este libro es precioso y Rompiendo las reglas seguro que también te gustará.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me hice con el libro hace nada y tengo bastantes ganas de leerlo (a la autora en general). Espero que me enganche ya que llevo un tiempo con algunas lecturas densas y ufff.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Carol!
    Esta es una de esas novelas que me hacen ir contracorriente porque a mí me defraudó. No pude con el protagonista masculino ni tampoco con la relación de ambos. Sé que es algo entre la autora y yo, porque después de leer varias novelas de ella, he decidido que no habrá más excepciones.
    Sin embargo, me gusta encontrarme con reseñas como la tuya, que no dejan de ser una muestra más que sobre gustos hay un sinfín de opiniones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Qué bien la pintas...me esperaré a que salga la tercera, que con las trilogías soy muy ansiosa y me gusta leerlas del tirón. Gracias por la reseña.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Aún no lo he leído, pero le tengo ganas ^^

    ResponderEliminar
  8. Yo me esperaba un poco más de él pero en general me pareció un libro entretenido. Un besote :)

    ResponderEliminar

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS